Responsabilidad Ambiental Latinoamericana


Uno de los principales propósitos de la Responsabilidad Ambiental es promover el cambio de la racionalidad de los latinoamericanos; sobre todo hacer reflexionar y  accionar a nuestros futuros dirigentes, a los nuevos líderes del bloque suramericano y del caribe, sobre la importancia, la necesidad urgentísima que tiene el desarrollo de un proyecto político, comercial, social que considere el desarrollo autostenible y su impacto en la ecología latinoamericana

El principal desafío en Latinoamérica será  consolidar los principios de la ecología humana, y hacer ver que las nuevas tecnologías de producción atentan contra calidad de vida de todos. Se debe promover ecotecnología, es decir, un desarrollo tecnológico más amigable con el desarrollo integral del ser humano y el medio ambiente, el equilibrio dentro de los ecosistemas debe ser su principal eje transversal.

Desde el sur hay que decir no al pensamiento iluminista consumistas que tiene como factor preponderante la depredación de los recursos naturales y como propósito la cultura de la Muerte del Medioambiente. El eje estratégico principal será la formación en la responsabilidad ambiental a través de proyectos educativos eficientes para construir una nueva ciudadanía.

 Nuestras naciones latinoamericanas deberán actuar según los criterios del Bien Común y reflexionar la importancia de la cooperación como estrategia esencial para hacer posible la gran empresa del desarrollo político social y económico sostenible. Si bien es cierto, el desarrollo deberá satisfacer nuestras necesidades presentes y darnos calidad de vida pero no debemos comprometer los recursos naturales del futuro. Recordemos la frase “la tierra es un préstamo de nuestros hijos”.  En esta temática del Desarrollo Humano Integral y la Responsabilidad  ambiental es importante resaltar un cometario realizado por el Dr. Ricardo Estigarribia en unos de mis artículos, se trata de la teoría de Erich Fromm, cito:


Erich Fromm, psicólogo social estadounidense afirma que todo ser humano tiene dos tendencias innatas: la necrófila (pulsión de la muerte) y la biófila (tendencia a estimular y potenciar la vida. La tendencia necrófila es patólogica y nos lleva a la Cultura de la Muerte, y la biófila es la que corresponde a la Cultura de la Vida y que debe ser ampliamente trabajada en educación. Los principios ecosóficos del DHI y la Responsabilidad Ambiental se encuentran dentro de la cultura delaVida. Dr. Ricardo Estigarribia - tutor CELADIC
            Con este comentario el psicólogo Eric Fromm deja notar su alta sensibilidad ecológica. Desde los proyectos educativos y los diseños curriculares se debe promover la biófila y a través de la enseñanza de los valores atacar la necrófila, promoviendo así la ética ecológica cuyos principios se fundamentan en una ética menos antropocéntrica y más ecocéntrica. La madre tierra pide a grito disminuir el impacto de las actividades productivas no sostenibles, no por su mismo bien porque la tierra no se acabará sino que cambiaría y estaría apta para otras formas de vida no humana, sino por el bien de los que habitamos en ella. Proteger la naturaleza, el medio ambiente, la madre tierra, redundará en el bienestar y la felicidad de todos los que habitamos en ella.
Por: Prof. Samir Alarbid. M.Sc. Filósofo y Educador
Universidad Católica Cecilio Acosta
Twitter. @samiralarbid

Entradas más populares de este blog

Impacto ambiental de la sobre-explotación de los recursos naturales y la responsabilidad compartida.

Importancia de la autoevaluación y la coevaluación en los procesos de enseñanza aprendizaje